Restaurantes sin gluten en Montpellier

Como quizá ya sabes, este verano he viajado al sur de Francia y he visitado ha sido Montpellier. ¡Es una ciudad con mucho encanto! En este post te hablo de los restaurantes sin gluten en Montpellier y también te explico dónde puedes encontrar productos para celíacos.

Otra ciudad a la que he viajado ha sido Avignon y te hablo de sus restaurantes sin gluten en este post.

Restaurantes

  • Les Damoiselles de Montpellier (2 Rue de la Carbonnerie, Montpellier): En esta bonita pastelería situada en el centro de Montpellier preparan menús para celíacos. Todos sus productos son sin gluten (por lo que no debes sufrir por la contaminación cruzada) y también tienen opciones sin lactosa y para veganos. ¡Sus postres están espectaculares! Toda la semana preparan el mismo menú (y solo abren al mediodía), por lo que no te recomiendo ir más de una vez por semana si no te apetece comer lo mismo.  Este restaurante lo recomienda la Asociación Celíacos de Francia.

 

montpellier sin gluten

Hay otro restaurante que aún recomienda la Asociación en su web pero ya ha cerrado y te lo explico para que no te pase como a mí y vayas hasta allí para nada. Se trata de La Coutinelle (25 rue de l’Université, Montpellier).

La Asociación no recomienda ningún otro restaurante en esta ciudad, pero si conoces otro establecimiento en el que preparen platos sin gluten y sin trazas, no dudes en escribirlo en los comentarios. Yo los otros días comí en el apartamento y no te puedo ayudar más en este sentido, ¡ya me gustaría!

Tiendas

  • Carrefour City (Avenue de la Justice de Castelnau, 34090, Montpellier): Al lado del apartamento donde me alojaba encontré este supermercado en el que había una sección con comida sin gluten (pan, pasta, bollería…). Por lo que si te alojas en un apartamento como hice yo, seguro que encontrarás opciones para ti en el súper. Este está un poco alejado del centro pero hay otros más cerca.

celiacos montpellier

3 visitas turísticas que te recomiendo

¿Qué no te puedes perder?

    • Las calles del centro de Montpellier: toda la parte del centro es peatonal y hay un buen ambiente increíble. En verano por la noche puedes tomar algo en una terraza mientras escuchas música. ¡Simplemente genial! Verás partes de bicicletas pegadas en las fachadas de los edificios. ¿Sientes curiosidad? Visita la ciudad y averigua quién las ha puesto allí.
    • City tour: si te apetece conocer la historia de la ciudad en profundidad, haz un tour con un guía turístico. ¡Descubrirás muchos detalles que de otra forma te pasarían desapercibidos! Yo hice uno mediante Free tour (no hay un precio cerrado sino que cada uno ofrece la voluntad al guía).
    • Jardín de las plantas: deja que la naturaleza te invada en este jardín botánico lleno de vida. Es el más antiguo de Francia y allí vive un árbol que tiene más de 400 años, ¿lo encontrarás?

¿Conoces otros restaurantes sin gluten en Montpellier? ¿Has ido al que te recomiendo? ¡Explica tu experiencia en los comentarios!

montpellier sin gluten

Restaurantes sin gluten en Avignon

Este verano he ido de vacaciones al sur de Francia y Avignon ha sido una de las ciudades que he visitado. En este post os hablo de los restaurantes sin gluten en Avignon y de las tiendas donde podéis encontrar productos sin gluten. Contacté con la Asociación de Celíacos de Francia pero la lista de establecimientos que me proporcionaron es muy pequeña (menos de 20 en toda Francia) y en Avignon no había ninguno. Por ello, busqué en Internet y también pregunté al punto de información turístico. Os cuento a continuación.

Si viajas al sur de Francia, quizá también te interese conocer los restaurantes sin gluten de Montpellier, te lo explico en este post.

Restaurantes

La Princière (23 Place des Corps Saints, Avignon): preparan unos buenísimos helados sin gluten y sin lactosa y también hacen creps sin gluten (con harina de trigo sarraceno). Hay mesas en una terraza muy animada donde os podréis sentar a comer o tomar algo.

Vivotto (34 Rue Des Trois Faucons, Avignon): tienen platos sin gluten para comer como macarrones, lasagna, ensalada, gazpacho… Algunos platos son también sin lactosa. La comida está envasada en tarros de cristal. Podéis comer allí mismo, tienen mesas dentro y fuera del local.

vivotto avignon

*En el punto de información turístico me dieron una guía con restaurantes, y algunos de ellos indicaban que tenían opciones para celíacos. No tuve la oportunidad de ir a ninguno de ellos. Solo fui a uno pero como tampoco puedo comer lactosa ni soja me dijeron que era demasiado complicado y que preferían no arriesgarse. Creo que la lista de la guía turística es un buen punto de partida, pero una vez en el restaurante es necesario preguntar cómo cocinan y si tienen en cuenta la contaminación cruzada para estar seguros que se puede comer allí. Además, yo recomendaría pedir platos que sean sencillos, que por naturaleza sean sin gluten y sin salsas. Si no lo veis claro, mejor ir a un apartamento y cocinar vosotros mismos.

 

Supermercados y tiendas

Naturalia (54 Rue de la Bonneterie, Avignon): Esta tienda es un mini paraíso para los celíacos. Podéis encontrar un montón de productos sin gluten y sin otros alérgenos. Había marcas que no conocía y que probé por primera vez. Me gustó.

naturalia avignon

Carrefour City (10 Rue Portail Matheron, Avignon): hay  una pequeña sección con comida sin gluten, suficiente para poder comprar provisiones como pan, pasta, galletas… Había productos de las marcas Schär, Gerblé, Barilla…

 

3 visitas turísticas que no os podéis perder

No me alargo, pero no puedo terminar el post sin recomendaros las cosas que más me han gustado de la ciudad.

1) Visita al Palacio Papal: os recomiendo hacerla a las 9 de la mañana para evitar colas y para que os puedan dar el historipad, una tableta-audioguía que recrea las habitaciones del palacio e informa sobre la historia y costumbres del palacio y los Papas.  ¿Sabíais que el Palacio de los Papas es el monumento gótico más grande del mundo y tiene 15.000 metros cuadrados?

2) Cruzad el río con una barcaza (el transporte es gratuito) y visitad la isla de Barthelasse. Disfrutad de un paseo al lado del río, rodeado de naturaleza, con vistas a la ciudad y al puente Saint-Bénézet, conocido como el puente de Avignon. ¡Relax total! ¿Sabíais que es una de las islas fluviales más grandes de Europa?

3) Recorrido por la zona céntrica peatonal: ¡el buen ambiente es contagioso!

Si conocéis más restaurantes sin gluten en Avignon (sin trazas) o bien tiendas/súpers donde comprar, dejad un comentario. 😉

Mi experiencia comiendo 21 días real food y sin gluten

¡Hola a tod@s! Hoy termino mi reto ‘21 días comiendo real food‘ y, además, en mi caso sin gluten, sin lactosa y sin soja. Os cuento los cambios positivos y lo que más me ha costado. Podéis ver todos los platos real food que he preparado en los destacados de Instagram (#Realfood y #Realfood2). Si os apetece llevar una vida más sana, ¡os recomiendo hacer este reto!

¿Qué cambios positivos he notado?

  • Lo que noté especialmente después de la primera semana comiendo real food fue una mejora del ánimo, más positividad y energía.
  • Durante todo este tiempo no he sentido pesadez después de las comidas, algo que antes a veces me pasaba.
  • He adelgazado 1kg 600 gramos. Además, de cintura y caderas he perdido 2cm, de pecho 1,5cm, de brazos estoy igual y de piernas 2cm y 1,5cm.
  • He sido más consciente de lo que como.
  • He ahorrado gracias a la planificación, a no comprar ultraprocesados sin gluten (que son caros que los ultraprocesados con gluten) y a no desperdiciar alimentos (algo que antes a veces me pasaba ya que no planificaba demasiado).

 

¿Qué me ha costado más?

  • Requiere planificación y tiempo para cocinar.
  • Me ha sido difícil no hacer ninguna excepción, ni durante mis vacaciones.
  • Durante el SPM y los días que tenía la regla tenía mucha más hambre y me apetecían mucho más los dulces. Lo ‘solucioné’ comiendo legumbres, plátano helado (tipo helado) y chocolate +70%. Era lo que más me apetecía.
  • No he tenido demasiadas tentaciones, algún día puntual me apeteció comerme un helado en una heladería (cuando estuve de vacaciones en la playa) o patatas de bolsa (ya que en casa compraron mis preferidas). No lo comí y ya está.
  • Uno de los días que tenía ‘ansiedad de comer’ y ‘mono’ de ultraprocesados (las dos cosas suelen ir bastante ligadas, ¿verdad?) lo que hice fue hacer bici y yoga, y la verdad es que me fue genial y se me pasó.

 

¿Qué me ha ayudado a seguir el reto?

  • Me ha sido más fácil seguir el reto real food durante mis vacaciones porque tenía más tiempo que cuando trabajaba e iba más a tope.
  • Una de las cosas que me ha ayudado a seguirlo ha sido ir publicando los platos en Instagram stories e ir escribiendo el día que era. El hecho de compartirlo con los demás me ha ayudado a seguir con el reto y he recibido muchos mensajes de apoyo. También me ha gustado poder ofrecer ideas a otras personas que quieran comer real food.
  • Realizar ejercicio me ha sido muy útil para combatir las ‘ansias de comer’.
  • Preparar platos que me gusten.
  • No realizar una dieta restrictiva ni medir cantidades. A mí este tipo de dietas me generan ansiedad y no me funcionan a la larga.

 

¿Y ahora qué?

  • Durante el día a día seguiré comiendo como ahora (mucho más sano que antes) porque quiero seguir sintiéndome igual de bien, pero si un día puntual voy a la playa de vacaciones y me apetece un helado (por decir algo), lo comeré y ya está.
  • Quiero aprender nuevas recetas real food. ¡Y publicarlas en el blog!
  • Estoy deseando realizar más ejercicio y seguir viendo los cambios positivos en mi cuerpo y estado de ánimo.

 

Consejos si quieres realizar el reto 21 días real food

  • Lee el libro de Carlos Ríos, Come comida real, para concienciarte.
  • Comparte tu reto con alguien o con un grupo de apoyo (puede ser el mismo grupo de Facebook de real food).
  • Planifica las comidas (a poder ser de forma semanal) y deja preparado como mínimo los platos del día siguiente.
  • Dedica tiempo a cocinar.
  • No es necesario que hagas grandes platos. ¡Pueden ser fáciles y apetitosos!
  • ¡Cocinar platos que te gusten!
  • Aprende nuevas recetas real food apetitosas (poco a poco).
  • A ser posible, en casa debes tener solo los alimentos que puedes comer para evitar tentaciones. Las personas que no podemos comer gluten tenemos la ‘ventaja’ que si en casa hay un montón de ultraprocesados con gluten, ya no nos llaman la atención.
  • Cuando te apetezca comer ultraprocesados, preparate un alimento realfood similar: plátano helado, pizza con base de coliflor, palomitas caseras…
  • Recuerda que no se trata de seguir una dieta sino de llevar un estilo de vida más sano. El reto de 21 días es para empezar y motivarte, pero la idea es mejorar la alimentación a largo plazo.

¿Se te ocurre algún consejo más? ¡Déjalo en los comentarios! ¿Qué te ha parecido mi reto de 21 días comiendo real food y sin gluten? ¿Te animas a hacerlo?

Guía para principiantes celíacos perdidos y con mil dudas

¿Hace poco te han diagnosticado celiaquía o sensibilidad al gluten y estás más perdid@ que Alicia en el país de las Maravillas? Con esta guía para “principiantes celíacos” espero ayudarte. Tendrás que interiorizar bastantes conceptos al principio, pero puedes tomártelo como una aventura de aprendizaje que te llevará a tener buena salud, que es lo más importante.

¡Alerta! Estos consejos son para personas YA diagnosticadas. Si no te han diagnosticado aún pero crees que puedes ser celíaco, acude a tu médico antes de empezar la dieta sin gluten.

Te lo explico en 10 pasos porque lo breve, si bueno, dos veces bueno, o como mínimo eso decía mi profesora de literatura castellana.

1. Por un lado, es fundamental que te asesore de forma personalizada tu médico especialista, un dietista-nutricionista especializado en celiaquía y también te aconsejo ir a una asociación de pacientes, ya que son las personas expertas que más te podrán informar de forma fiable. Por otro lado, no te fíes del contenido que encuentres en foros, en algunos blogs o webs, en grupos de Facebook… En Internet hay de todo -información verídica pero también auténticas barbaridades- y es importante que estés bien informad@ porque se trata de tu salud.

2. ¿Qué cereales llevan gluten? Trigo, cebada, centeno, avena* y triticale. No los puedes consumir ni tampoco los productos que los contienen (ya sea como ingrediente o trazas). *Puedes consumir avena si está etiquetada “sin gluten”, aunque algunas personas celíacas no la toleran.

3. ¿Qué son las trazas? No solo debes tener en cuenta que el gluten no esté en la lista de ingredientes de un producto sino que también debes tener presente la contaminación cruzada (trazas), que no siempre está indicada en el producto. Por ley no es obligatorio que los fabricantes indiquen las trazas, es voluntario. Algunos fabricantes las indican y otros no. Te pongo un ejemplo, un bote de tomate frito puede no tener gluten como ingrediente pero sí trazas si durante la fabricación ha entrado en contacto con el gluten porque en la fábrica hacen otros productos con gluten.

4. ¿Cómo sé qué productos son sin gluten? Cuando compres un producto que pueda contener gluten, debes asegurarte que lleve la mención “sin gluten” en la etiqueta, lo que indica que contiene menos de 20ppm y es apto para celíacos. Otra opción es consultar las listas de alimentos que tienen las Asociaciones de Celíacos. Si un producto está en esa lista, aunque no lleve el símbolo “sin gluten” en el etiquetado, es apto, porque el fabricante ha confirmado a la asociación que es sin gluten (menos de 20ppm).

5. ¿Qué son las 20ppm? Para que los productos sean aptos para celíacos deben contener menos de 20 partes por millón de gluten (<20ppm). Si contienen más, ya no son aptos.

6. ¿Solo puedo comer alimentos que lleven el símbolo “sin gluten” o que estén en las listas de las Asociaciones de Celíacos? No, los productos libres de gluten por naturaleza no llevan el símbolo “sin gluten” y los puedes comer tranquilamente: fruta, verdura, carne, pescado, leche, legumbres (excepto las lentejas, que podrían contener gluten), frutos secos al natural y un largo etcétera. Es por ello que te recomiendo consultar este manual de la Asociación Celíacs de Catalunya. Entre otra información sobre el etiquetado de los productos sin gluten, te explica la clasificación de alimentos (qué productos son libres de gluten por naturaleza, cuáles podrían contener gluten y cuáles contienen gluten). Seguro que te quedará más claro cuando lo mires.

7. ¿Puedo ir a los restaurantes que ponen “sin gluten” en el menú? Es un tema complejo porque muchos restaurantes indican “sin gluten” pero no tienen en cuenta las trazas, y si eres celíaco o sensible al gluten, no puedes comer allí porque te puedes contaminar. La recomendación es ir a establecimientos que han sido acreditados por las Asociaciones de Celíacos, ya que para ser acreditados han pasado los protocolos de seguridad alimentaria en gestión del gluten y el plato final que ofrecen al celíaco es seguro.

8. ¿Qué hago si voy a una ciudad en la que no hay sitios acreditados por las asociaciones? Puedes llevarte tu comida o, si decides ir a un restaurante, explicarles que eres una persona celíaca, pedir platos que por naturaleza no llevan gluten y, sobretodo, asegurarte que saben cómo deben cocinar teniendo en cuenta la contaminación cruzada. Debo advertirte muchos establecimientos no lo tienen claro y haciéndoles unas cuantas preguntas detectivescas podrás ver si realmente saben cómo cocinar para una persona celíaca o bien no tienen ni idea de lo que significan las trazas.

9. Cuando cocino en casa, ¿también debo tener en cuenta las trazas? Sí. Hay una larga lista de cosas a tener en cuenta, desde no utilizar utensilios de madera a limpiar el horno con agua y jabón antes de cocinar para la persona celíaca. Aquí puedes consultar más requisitos a tener en cuenta.

10. ¿Y las trazas en la mesa? Si sirves comida con y sin gluten debes seguir un protocolo para evitar la contaminación cruzada: no pasar platos con gluten por encima de los que contienen gluten, no cortar pan con gluten en la mesa ya que las migas se esparcen fácilmente, etc.

Estos 10 consejos te servirán para empezar a hacerte una idea, pero te aconsejo que investigues mucho más (consultando sitios web o personas fiables) y que te conviertas en un mini experto en la dieta sin gluten. Es muy útil que también se lo expliques a tus familiares y amigos para que entiendan que lo haces por tu salud, no por moda. Además, las trazas no son una tontería y se deben tomar en serio. A la larga pueden causar graves problemas de salud, desde infertilidad a linfomas gastrointestinales.

¿Tienes más dudas? Las puedes escribir en un comentario y te responderé.

¡Comparte este artículo y ayuda a que otros “celíacos principiantes” estén un poquitín mejor informados!

Fuentes consultadas para redactar este post:
*Asociación Celíacs de Catalunya
*Federación de Asociaciones de Celíacos de España

¿Qué hábitos de vida saludables podemos adoptar para prevenir el cáncer?

Hoy es el Día Mundial Contra el Cáncer y quería escribir este post para recordarnos que el 30% de los cánceres se deben a factores de riesgo evitables como el tabaco, el sobrepeso y la obesidad, el alcohol, llevar una vida sedentaria…

Claro que en un 70% de los casos no podemos hacer nada, y que siempre conoceremos casos de personas que habrán bebido mucho alcohol o fumado toda su vida y siempre habrán gozado de buena salud, o al revés, pero no nos quedemos con esa información, quedémonos con que de que 1 de cada 3 cánceres los podemos evitar. ¿Por qué no poner al 100% de nuestra parte? Además, si llevamos un estilo de vida saludable, nos beneficiaremos en muchos otros ámbitos.

¿Qué hábitos saludables es importante que adoptemos? Aunque ya los conozcamos, nunca está de más recordarlos (e interiorizarlos):

1. No fumar. ¿Sabias que el tabaquismo es el factor de riesgo evitable que por sí solo provoca más muertes por cáncer en todo el mundo? Provoca aproximadamente el 22% de las muertes anuales, según datos de la OMS.
Por suerte nunca he fumado. Y te contaré una anécdota. Cuando trabajaba como becaria en una agencia de Publicidad y Relaciones Públicas me tocó hacer el clipping de todas las noticias relacionadas con el tabaquismo que salían cada día a los medios de comunicación. Casi podría asegurar que, con todo lo que leí, si hubiese fumado habría tomado conciencia para dejarlo.

2. Actividad física regular. La AECC recomienda realizar ejercicio físico moderado al menos durante 30 minutos, cinco días a la semana.
Siempre podemos sacar un ratito de nuestro día para hacer ejercicio. Podemos ir al parque, hacerlo en casa para ahorrar tiempo, si no tenemos 30 minutos podemos hacer 20…, ¡todo cuenta!
Creo que hay dos claves para hacer ejercicio con regularidad:
– Hacer algo que te guste.
– Convertirlo en un hábito.
¿Opinas igual? ¿Alguna clave más que se te ocurra? ¡Déjala en los comentarios!

3. Dieta sana. Seguir una dieta sana es fundamental para evitar el sobrepeso y la obesidad. La OMS indica: “Existe un nexo entre el sobrepeso y la obesidad, por un lado, y muchos tipos de cáncer, como el de esófago, colon y recto, mama, endometrio y riñón, por el otro. Las dietas ricas en frutas y hortalizas pueden tener un efecto de protección contra muchos tipos de cáncer.”
Ojo, y una dieta sana no consiste en que comamos productos light y batidos raros el mes de enero y nos zampemos bombones de San Valentín (con ingredientes que ni sabemos nombrar) en febrero. Otro día ya escribiré otro artículo sobre ello. Por el momento, creo que es interesante conocer el movimiento #realfood.

4. Evitar el alcohol. El consumo de alcohol es un factor de riesgo para muchos tipos de cáncer. ¡Queda dicho!

5. Evitar la exposición solar. Utiliza un protector solar y sigue estos consejos de la AECC para protegerte del sol durante TODO el año.

Por lo que se refiere a la enfermedad celíaca, hay que tener presente que, como indica la Asociación Celíacs de Catalunya, la celiaquía no diagnosticada ni tratada puede llevar a desarrollar limfoma intestinal u otros cánceres gastrointestinales, por lo que es fundamental:
1) Si ya te han diagnosticado, seguir estrictamente la dieta sin gluten de por vida, teniendo en cuenta las trazas.
2) Si no tienes ningún diagnóstico pero padeces algunos síntomas que te hacen sospechar que podrías ser celíaco, ir al médico para que te haga las pruebas pertinentes. Y si tienes familiares celíacos es importante que te hagas las revisiones correspondientes.

Espero que estos consejos de prevención te parezcan interesantes y te animes a incorporar alguno de ellos -si no todos- en tu vida. Te dejo, ¡que me voy a hacer ejercicio un ratito! 😉

Comer sin gluten NO es más sano

La ‘moda’ de comer sin gluten ha llegado y espero que no sea para quedarse. Muchas personas tienen la creencia errónea que comer sin gluten es más sano, y nada más lejos de la realidad. De hecho, los productos sin gluten como el pan, la pasta o la bollería tienen más aditivos, más azúcares y más grasas. ¿Por qué? Pues porque sin el trigo a los fabricantes les es mucho más difícil conseguir que los alimentos tengan las mismas características organolépticas que los que llevan gluten. Se está trabajando para que cada vez sean más sanos y se parezcan más a los alimentos con gluten, y ha habido un gran avance en los últimos años, pero no por ello son más saludables que los alimentos con gluten.

La realidad es que no hay motivos para que las personas coman sin gluten porque crean que es más sano, solo lo deberían hacer las personas celíacas, alérgicas al trigo, con dermatitis herpetiforme, sensibles al gluten no celíacas o con otras patologías a quien un médico les ha hecho las pruebas necesarias y les ha indicado que necesitan comer sin gluten por salud.

Todas las personas, celíacas o no, para tener una buena salud debemos basar nuestra alimentación en frutas, verduras, frutos secos, legumbres…, y evitar los alimentos procesados. Me parece muy interesante el movimiento Realfooding, que está creciendo con fuerza y reivindica que comamos comida real (fruta, verdura, frutos secos, legumbres, carne, pescado…) y que evitemos la comida ultraprocesada (bollería industrial, bebidas energéticas, salsas comerciales, panes refinados, carnes procesadas…). Realmente, cuando miramos las etiquetas de los productos procesados vemos que muchos llevan mil ingredientes y muchas veces con nombres ininteligibles. ¿Cómo van a ser buenos para nuestra salud?

En definitiva, que si una persona quiere comer sano, celíaca o no, que se coma una manzana.

Consulta las recetas sanas del blog. 😉