Cómo ahorrar comiendo sin gluten

No hay comentarios

Una persona celíaca o sensible al gluten gasta 935€ más al año en la cesta de la compra, según el informe de precios de FACE 2019. Eso se debe a que los productos específicos sin gluten (pan, pasta, bollería…) son mucho más caros que los que llevan gluten. Entonces, ¿cómo podemos gastar menos? Te doy algunos consejos que puedes aplicar semana a semana y marcarán la diferencia a lo largo del año.

        1. Compra alimentos de temporada. En vez de pegar en tu nevera ese papel con una dieta para adelgazar que empiezas los lunes y nunca terminas, ¿por qué no un te imprimes un calendario con los alimentos de temporada y lo pones en tu frigorífico o en un sitio visible en tu cocina? Lo puedes cambiar mes a mes y, de esta forma, cuando vayas a comprar te será fácil recordar qué alimentos son de temporada –y más baratos–.

        2. Opta por los alimentos de proximidad. Por mucho que esté de moda el aguacate –y esté muy bueno, no lo negaremos– prioriza los productos de proximidad. Como indica la guía Pequeños cambios para comer mejor, comprar alimentos de proximidad “ayudará a la economía local, al desarrollo rural y del territorio, a la vinculación de los ámbitos rural y urbano y a la reducción de la contaminación derivada del transporte”. Por cierto, si quieres llevar una alimentación más sana y sostenible, te recomiendo leer esta guía.

        3. Compra más alimentos enteros y menos procesados. De hecho, una de las claves para ahorrar comiendo sin gluten es esta y me di cuenta de ello cuando hice el reto 21 días comiendo sin gluten y real food. Tiene todo el sentido del mundo porque lo que encarece la compra de las personas celíacas son los alimentos procesados y sin gluten: magdalenas, pan, galletas… Si no consumes estos alimentos o en menor cantidad, gastas menos. Además, ganas salud.

        4. Cocina en casa. Si compro el pan sin gluten hecho me cuesta unos 6€, mientras que si lo hago en casa, menos de 3€. Claro que hay que sumarle el tiempo que le dedico y el uso del horno, pero es que el pan sin gluten que yo preparo además es mucho más sano y no tiene mil ingredientes sino tres. Otro ejemplo, si hago un bizcocho sin gluten en casa me cuesta menos de la mitad que si lo compro hecho. ¡Y así con todo! Aquí te doy mil ideas de recetas de repostería sin gluten. ¡Saca el delantal y ponte manos a la obra!

        5. Evita el desperdicio de alimentos. En el año 2018 los hogares españoles desperdiciamos 1.339 millones de kilos o litros de alimentos o bebidas, según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. ¡Más de mil millones! El 46% eran frutas, verduras y hortalizas. ¿Cómo puedes evitar este desperdicio de alimentos? Planifica:

  • Prepara un menú semanal (ten en cuenta los alimentos que ya tienes en la despensa y debes gastar).
  • Haz una lista de la compra teniendo en cuenta ese menú.
  • Compra los alimentos de la lista, evitando comprar otros para que no tengas exceso de comida.
  • Cocina los platos del menú y utiliza antes los alimentos que veas que se pondrán malos en poco tiempo.
  • Cómetelos, claro. ¡Que no se desperdicie el tupper en la nevera!

        6. Aprovecha los descuentos. A lo largo del año las marcas lanzan distintos descuentos, ¡tenlo presente! En mayo, como es el mes del celíaco, muchas marcas lanzan ofertas. También durante el Black Friday y el Cyber Monday (que se acercan, por cierto). Además, a veces las asociaciones de celíacos ofrecen descuentos a sus asociados. Por ejemplo, yo utilizo los de la Asociación Celíacs de Catalunya. Si eres de otra asociación, ¿ya te has fijado si puedes obtener descuentos?

¿Se te ocurren más ideas para ahorrar en la cesta de la compra sin gluten? Escríbelas en un comentario, ¡nos serán de utilidad a tod@s!